CULTURA DIGITAL, ADOLESCENTES NATIVOS DIGITALES FRENTE A LA PROTECCIÓN DE DATOS PERSONALES EN EL ECUADOR

//

Las sociedades permanecen en constante cambio y transformación en el ámbito tecnológico y de las redes sociales  lo que ha generado una transformación en la interacción de las  personas frente al mundo, esto permite que podamos conectarnos en cuestión de segundos y viajar cibernéticamente a cualquier parte de mundo y conocer o mantener una conversación con perfiles sociales sin tener la certeza de quien o quienes están detrás de estos, dentro de esta era digital son los adolescentes nativos digitales innatos quienes se encuentran en uso permanentemente con las tecnologías de la Información y de la comunicación (TICs) con los servicios o productos que ofrecen a través de las diversas aplicaciones, quienes como resultado de la información que encuentran y la interacción con las plataformas o redes sociales tienen apreciaciones que influyen considerablemente en su forma de pensar, sentir, actuar y discernir por lo tanto el impacto de la información que están expuestos puede ser positiva o negativa dependiendo de la información  de a la que cada uno de estos  haya estado expuesto, otro de los problemas por el uso incesante  de las tecnologías es los perfiles falsos como el anonimato lo que coloca a los adolescentes  y menores a que se encuentren en constante estado de riesgo y vulnerabilidad a su seguridad personal de ser posibles víctimas de acoso sexual, pornografía infantil, grooming, sexting, ciberbullyng, secuestro.

Sin contar que además que los adolescentes por el uso constante y desmedido de las denominadas nuevas tecnologías o internet han generado conductas que ocasionan problemas como adicción a las nuevas tecnologías, interferencia en cumplir con las actividades diarias, entorpecimiento en la interacción familiar, asilamiento social, sedentarismo, sobrepeso, dificultades  para conciliar el sueño.

La interacción que realizan los adolescentes es tan natural, que no les permite poder visualizar si esta interactuando con un perfil falso ni comprender los peligros a los que están inmersos al momento de compartir información personal, familiar o privada a través de las publicaciones o conversaciones, lo que pone en riesgo no solo sus derechos como el de la intimidad y el de la protección de datos personales sino además a sus amigos o la de terceros al momento de compartir toda esa información o entregar la misma.

La realidad es que los adolescentes con el fin de formar parte de estas redes sociales dan información libre y voluntaria y mienten sobre sus datos como, edad, sexo, condición social socio económica o familiar  para incluirse dentro de estas redes y desarrollar sus actividades sociales más aun en la actualidad que por motivo de la pandemia se han visto con la necesidad de vincularse socialmente a través de las redes sociales o plataformas tecnológicas aceptando contratos que desconocen y que por la situación jurídica de los adolescentes, al ser considerados dentro del ordenamiento jurídico ecuatoriano como incapaces relativos, estos contratos se encuentran viciados.

Los datos entregados por los adolescentes o nativos digitales pueden ser almacenados en sistemas abiertos que contienen información privada y personal, los que se encuentran expuestos y son de fácil acceso, y pueden ser trasmitidos, cedidos, negociados o transferidos en las diferentes redes sociales, vulnerando los derechos de intimidad y protección de datos personales reconocidos dentro del derecho internacional y ecuatoriano.

De ahí la importancia de analizar los inicios del contexto jurídico del derecho a la intimidad y el derecho de la protección de los datos personales en el ámbito internacional como en el Ecuador como Estado garante de los derechos a la protección de los datos personales e intimidad, de la mano con el avance acelerado de las tecnologías.

Partiendo desde una visión de la privacidad como un derecho humano inherente a la persona,  intrínseca con la dignidad humana, partimos analizando el nacimiento del mismo en el año 1868 con la sentencia dictada por el Juez Thomas M. Cooley, quien vincula a este con el derecho a estar solo, The Right to be alone, y lo relaciona directamente con la privacidad que el ser humano posee para consigo mismo, creando de esta manera el origen y el concepto de derecho a la intimidad tomado del artículo publicado por los abogados Warren y Brandeis en la búsqueda incesante de un  reconocimiento de este derecho el que lo enmarcan dentro de la relevancia que tenemos todos como seres humanos para el desarrollo de una vida privada.

Debemos considerar que este aporte doctrinal es una consecuencia del impacto social generado por la publicación escrita la que causa un efecto en la familia, sociedad y en el Estado, para limitar a los medios de comunicación el hecho de exhibir la vida personal como privada de una familia para satisfacer sus necesidades económicas empresariales y de lucro, es así que a este derecho se lo reconoce y proclama en el Artículo 12 de la Declaración universal de los Derechos Humanos de 1948, constituyéndose en un precedente para que los Estados incorporen en su ordenamiento jurídico mecanismos de protección y tutela efectiva para el ejercicio de este derecho.

Si bien es cierto que el derecho a la intimidad y el derecho a la protección de los datos personales son dos derechos separados estos tiene una relación importante entre ellos por lo que partiendo de la importancia del derecho a la intimidad nace en el año de 1983 en la Sentencia del Tribunal Constitucional Alemán, la expresión de autodeterminación informativa, esto es la potestad que  tienen las personas de decidir de manera autónoma sobre su información para ejercer el control sobre la información personal que le concierne, independientemente que dicha información la contenga una Institución Pública o privada. Por lo tanto se vuelve necesario que el Estado incorpore dentro de su aparataje gubernamental medidas de protección para los datos personales una vez que dentro de la era digital esta información se la puede conseguir, visualizar cambiar o difundir en cuestión de segundos sin importar el lugar o distancia geográfica.

En razón de esto, el Estado ecuatoriano reconoce a los derechos a la intimidad y  la Protección de Datos personales, dentro de nuestra Constitución en el Capítulo sexto en los Derechos de libertad, en su artículo 66. 20 manifiesta al derecho a la intimidad, como el derecho a la intimidad personal y familiar, y al derecho a la Protección de Datos personales en su artículo 66.19 en el cual incluye la protección al acceso y la decisión sobre la autodeterminación informativa.

Los retos que nacen para los Estados en relación a la protección de  los Datos personales y derecho a la intimidad, en función de garantizar la autodeterminación informativa son mucho más complejos al encontrarnos en una constante evolución tecnológica, del consumo masivo, desmedido y acelerado, de los datos personales en las redes sociales, plataformas tecnológicas, exigiendo del Estado para con la sociedad de elementos ágiles, oportunos, claros y eficientes que satisfagan en la medida de esta evolución la protección y ejercicio del derecho de protección de los datos personales y el derecho a la intimidad.

Considerando como nativos digitales a los adolescentes, tenemos  que tomar en cuenta que son los grupos que se encuentran en mayor estado de vulnerabilidad y que necesitan de una atención prioritaria de conformidad a lo establecido en nuestra Constitución de la República del Ecuador en el artículo 35, en razón de esto, se vuelve  imprescindible la adopción de políticas públicas, asignación de Recursos  encaminadas a garantizar el cumplimiento efectivo y eficaz del derecho a los datos personales y a la intimidad, ya que sin estas medidas la responsabilidad parental se torna insuficiente, debido a que nos encontramos frente a una realidad en la que algunos padres o representantes legales en la era digital son calificados como analfabetos digitales, quienes por esta característica no pueden responsabilizarse ni controlar el accionar del adolescente o frente al accionar de las empresas desarrolladoras de redes sociales y demás plataformas tecnológicas, más aun cuando los adolescentes son vulnerables por su edad, madurez emocional, y su entorno social y familiar.

Por lo tanto el Estado ecuatoriano tiene grandes retos ya que no solo debe enfrentar el índice de analfabetismo que se evidencio con la crisis del COVID 19, sino además el analfabetismo digital y la falta de una ley orgánica con normas que tengan como objetivo el respetar, garantizar y cumplir con los derechos fundamentales como es el de la Intimidad y el de la protección de datos personales, por lo que surge la necesidad social y jurídica, de que se apruebe en la Asamblea Nacional la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales, ya que somos de los tres países en Latinoamérica que no cuenta con una ley, adicionalmente a mi criterio personal en esta ley se debe incorporar definiciones claras del alcance de la protección de Datos personales de manera específica para con los Niños, niñas y adolescentes en cuanto a la obligación por parte de las empresas tecnológicas creadoras y desarrolladoras de redes sociales y plataformas de interacción de constatar y verificar la edad de los usuarios internautas y de ser el caso de tratarse de menores de edad notificar y solicitar las respectiva autorización a los representante legal es decir, adoptar medidas de prevención, investigación y sanción en el caso de vulneración de estos derechos.

No cabe duda que la protección de los adolescentes frente a los posibles riesgos y problemas como producto del uso de las nuevas tecnologías de la comunicación y de la información es una corresponsabilidad entre el Estado, la familia y la sociedad por lo que es imprescindible  esta  articulación dentro del aparataje gubernamental a fin de  evitar el cometimiento de posibles infracciones en contra de los derechos a la intimidad y la  protección de los datos personales.

Magíster en Derecho Constitucional, docente Universitaria, cargos públicos como Registradora de La Propiedad, Directora Regional de La Dinardap, Facilitadora .

Deja tu comentario

Your email address will not be published.

Anterior artículo

Melcochas

Siguiente artículo

EL PLURALISMO JURÍDICO EN LATINOAMÉRICA REFLEXIÓN Y DESAFÍOS

Latest from Analysis

The post

Ius ea rebum nostrum offendit. Per in recusabo facilisis, est ei choro veritus gloriatur. Has ut